I love Japón (parte I)

por | Jun 6, 2018 | Lifestyle | 0 Comentarios

Viaje inolvidable al país del sol naciente

15 días de experiencias con unos paisajes y una cultura tan diferentes a mi modo de vida, que ha hecho que me enamore perdidamente de este país.

Os contaré mi experiencia con las anécdotas más divertidas/dramáticas del viaje y sobre todo os llevaré conmigo de viaje (aunque sé que muchas me habéis acompañado a través de instagram @tanjaier por oriente..)

Comenzemosssss

 

La origanización del víaje hay que tomarla con tiempo, no sólo por comprar billetes y decidir que ciudades visitar, sino porque hay tantos sitios a los que ir que si no te organizas puedes perderte muchas cosas.

Billetes de avión: a través de Iberia, ida y vuelta: 583 Euros por persona. Los cogimos con dos meses y medio de antelación. Experiencia Iberia…poco recomendable: en el viaje de ida  el sistema informático cayó y nos hicieron unos billetes a mano. Una maleta la enviaron al aeropuerto de conexión, que fue Londres, y la otra a Tokio directamente. Os podéis imaginar tener que recoger la maleta en Londres, tener que salir del aeropuerto, volver a facturar y volver a pasar los controles con 1 hora y sin saber el paradero de la otra…  A la vuelta: retraso de 1 hora después de 12 horas de vuelo anterior. Resultado: una maleta rota.

 

 

Hospedaje: Contratamos dos apartamentos a través de Airbnb y cuatro hoteles a través de Booking.

Desplazamiento: Nos sacamos un bono para movernos en tren, que es uno de los medios de transporte más usados. Se llama Japan Rail (JR) y puedes desplazarte por muchos muchos sitios. A todas partes no se va con la JR, y nos gastamos un pico en el resto de transportes necesarios, creo, que los usamos todos: metro, autobús, monoraíl, taxi, otros trenes no JR. Súper necesario 350 E por persona un bono de 15 días.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tokio! La gran ciudad de ciudades.

Rascacielos que son un desafío a la arquitectura y gente muy peculiar y extravagante pero a la vez, agradables y serviciales donde los haya.

En Tokio tienes todo lo que puedas imaginar: parques de atracciones, cafeterías temáticas, videojuegos, manga, electrónica, comida a todas horas sin olvidar la parte tradicional: templos tanto budistas como sintoístas y los jardines más bellos que he visto en mi vida. es una ciudad para no aburrirse, y para estar en ella al menos una semana.

Los barrios o zonas de Tokio son ciudades gigantescas, en las que podrías pasarte días enteros visitando…

 

¿Imaginas una cafetería rodeada de pasteles, unicornios y chicas que parecen muñecas?

Pues es una realidad: Cafe Monster Kawai en Tokyo. Encontramos esta cafetería friki a través de la página de Japonismo, la cual recomiendo si quieres visitar Japón. La entrada nos costó unos 5 euros, y allí te obligan a una consumición de bebida y plato (nosotros elegimos un té y un helado). A mi me encantó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que más llama la atención desde luego son las luces de neón: carteles anunciando diferentes productos, tiendas, restaurantes…

Por todos sitios, a todas horas… cada atardecer, cada noche me volvía a sorprender de ver esta ciudad como cambia y se transforma en una ciudad moderna.

La parte de la ciudad más impresionante con luces de neón es Shinjuku y la más juvenil!

 

 

Otra cosa súper interesante…

Las estaciones de tren.

En las estaciones de tren te podrías perder todo el día y aún no la habrías visto. Suelen tener centros comerciales en su interior, con varias plantas; allí encuentras tiendas de todo tipo: moda, zapatos, hogar, gorras y sombreros.. la mayoría de lujo y en plantas más superiores pues las más baratas.

Y lo mejor y algo que todas las guías de viaje recomiendan es que si vas a hacer un viaje largo, en las tiendas de comida de la estación, que hay muchísimas, compres una caja de comida para llevar (sushi, comida tradicional japonesa, ensaladas…) que están buenísimas y puedes comértelas mientras viajas en tren.

NOTA CURIOSA 1: En la calle no se puede comer ni beber (agua sí, pero alcohol no) asi como tampoco fumar, por tanto, están todas las calles limpísimas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Torre de Tokio

¿Torre de Tokio o Torre Eiffel? Pues sí, la Torre de Tokio es la versión moderna en rojo y blanco de la famosa torre parisina, y las vistas son maravillosas!

Desde allí hicimos una cosa muy especial, que también leímos en las guías de viaje: compramos postales y las mandamos desde el buzón que hay en lo alto de la Torre. Si es que esto son las mejores experiencias

 

 

Robot Restaurant

Otra frikada máxima aunque nos esperábamos otra cosa. Comienzo diciendo que es totalmente para turistas, y además occidentales, es decir, no ves casi a asiáticos dentro; eso a mí ya me mosqueó un poquito. Lo segundo es que no es lo que esperábamos, porque creíamos que íbamos a ver robots y no, son muñecotes que abren y cierran la boca y son arrastrados por personas. Para reirte y ver algo surrealista vale, pero por 35 euros por persona creo que no vale la pena. No obstante, nos lo pasamos genial ahí dentro, para qué os voy a mentir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mercado de Tsukiji:

Lonja de pescado y en cuyo exterior (mercado exterior) está lleno de puestos de comida: brochetas de pescado, sepia, pulpo y tocinico, ostras, vieiras, sushi, dulces típicos… de todo!

El mejor sushi que he comido ha sido aquí, con el pescado fresco de la mañana te hacen el sushi más bueno del mundo.

¿Sabéis que es la coca-cola plus?

La coca cola más saludable: zero calorías y se supone que más sana, cogiendo las grasas ingeridas y haciendo que no se absorban, o eso dicen…

 

 

El manga y los videojuegos llegaron, y tienen un nombre: Akihabara.

Zona llena de carteles y grandes edificios con plantas enteras llenas de videojuegos. Os acordáis de las salas antiguas o las que vemos en las películas americanas? Pues lo mismo: salas llenas de maquinas con juegos de los años 80 y otras con juegos más modernos. Nosotros no nos pudimos resistir y jugamos a uno de pistolas y bailamos con el just dance.

NOTA CURIOSA 2: Pachinkos: salas con máquinas para jugar al pinball en vertical y en el que cuando entras está con la música súper alta para que no oigas tanto golpe de las bolas de metal. Una auténtica locura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para que veáis que en Japón hay de todo os enseño un poquito de EEUU:

El puente de San Francisco en blanco y la estatua de la libertad en la zona de Odaiba, en la bahía de Tokio.

Esto es flipante…

 

 

La próxima semana os contaré el resto del viaje..

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies